Esas comidas que te traen otra vez a personas

Esas comidas que te traen otra vez a personas

El otro día tuve una comida familiar, de esas que estás de risas, de charloteo hasta las mil y de comida, mucha comida.

Mi madre había hecho un pastel de verduras exquisito, pero yo tengo muchas ganas de volver a comer el pastel de merluza que hacía mi tía Eleny.

Esa es y será la comida que siempre me la traiga de vuelta, aunque sea sólo un microsegundo, pero será ese momento que la vuelva a sentir cerca de mi.

Porque ella lo hacía como nadie. Recuerdo esas Nochebuenas comiendo el pastel y disfrutando su sabor.

Nadie se puso triste al empezar a recordar las estupendas comidas que hacía mi tía Eleny.

Sus hijos incluso empezaron a recordar y sonreír como cocinaba tranquilamente su madre, como disfrutaba en la cocina y como pasaba gran parte de su vida dentro de ella.

Y es que creo que la comida es un gran recuerdo que todos tenemos de personas queridas que por desgracia se nos han ido de nuestro lado y es una forma de volverlas a traer a nuestra mesa.

Quizás si me apuras, es hasta un homenaje a su persona y una forma de recordarles con cariño y felicidad.

Seguimos hablando, con alegría y con ganas de llenar nuestra mesa de recuerdos de comida.

En  un momento, mi hermano dijo que echaba de menos los huevos fritos rebozados de bechamel de mi abuela que como ella no los hacía nadie.

Mi madre los hizo una vez y casi lloramos de felicidad, al verlos.HuevofritoBechamel

Recordamos entre todos, los postres que hacía mi abuela Lala inventados por ella.

  • Esos buñuelos rellenos de chocolate o plátano.
  • O los sándwiches de chocolate puro calentitos y derretidos (que en mi vida he vuelto a comer tan ricos y buenos), y dirás que esos son fáciles de hacer, pero no te equivoques porque no es así. El chocolate que ella utilizaba ya no existe, y el aparato metálico que lo calentaba a fuego lento ahora no lo puedo utilizar en la vitrocéramica, y el cariño que ella ponía haciéndolo ya es imposible de conseguir en ningún lugar.
  • Y esa tarta de galletas y chocolate.
  • Y el paté de higaditos…TartaGalletas

Y es que mi Lala siempre la recuerdo con un delantal puesto y pensando con qué sorprendernos.

Como la echo de menos!

Ahora que estoy metida en este mundo de locura de cocina y manualidades, pienso en lo mucho que lo hubiera disfrutado ella y la cantidad de cosas que hubiéramos podido compartir.

Incluso seguro que la hubiera engañado para que compartiera sus trucos o que nos enseñara sus ideas locas

RecuerdoComida

El cielo tiene que estar riéndose a carcajadas teniendo a éstas dos locas allí

 

Cada vez que intento realizar alguna de sus recetas (de las cuales no tenemos ninguna receta, así que las hacemos cómo pensamos que eran o basándonos en alguna receta parecida que encontramos por ahí) lo primero que siento es un nudo en el estómago, luego se pasa a un gran nerviosismo por ver si puedo conseguir el mismo sabor que ella ponía en sus comidas y por último siento algo de decepción cuando observó que aunque mi comida está rica, no es su sabor. Pero seguiré intentándolo hasta que de con ello porque quiero volver a sentir esa felicidad al llevarme un bocado y degustar.

 

Me he puesto nostálgica recordando a personas que no tengo a mi lado, pero también hay otros momentos que me traen a otras personas como:

  • Cuando viajas fuera y pides una sopa para entrar en calor, pero  “no es el de mi madre”
  • Cuando de repente vuelvo a probar un plato picante, muy picante, y me trae de vuelta al que fue una vez amante
  • Cuando como albóndigas, no son iguales a las que robo mientras mi madre las cocina.
  • Cuando muerdo un sandwich de Rodilla, me aparece mi hermano en mi imaginación poniéndome cara que le lleve (porque esos sandwiches y mi hermano siempre estarán ligados)
  • Cuando encuentro un polo de menta y recuerdo mis veranos de la niñez sentada en la escalera con todos los amigos
  • Cuando veo unos huevos rotos o una tortilla de patatas, ninguna es superable a las que hace mi padre
  • Cuando intento hacer guacamole, nunca es tan rico como el de Carlos
  • Cuando veo un bocata de calamares pienso en la Plaza Mayor en Navidad
  • Cuando huele a palomitas, siento que voy a ver una película y disfrutar de ella
  • Y así con muchos otros

 

Bocata2

¿Y tú qué? ¿Tienes también recuerdos de comida y personas?

No me digas que no porque no te creo.

Por ejemplo,  ¿me vas a negar que no recuerdas esos bocadillos de filete empanado que te tomabas con tu familia en la piscina? O ¿esos cumpleaños con la tarta que te preparaba tu madre? O ¿esas reuniones familiares llenas de comida realizada por personas a las que adoras? O ¿esos aperitivos de risas, que cada vez que tomas un vermut, una aceituna rellena o una gamba te recuerdan a alguien?

Cuéntame esa comida que te recuerda a alguien especial

5 comentarios

  1. ¡Mi abuela es comida! Sé que suena raro, pero es así. Y es cabello morado, y labios rojos, y ese perfume llamado Paris de YSL.
    Mi plato favorito los calamares rellenos o los calamares en su tinta. Ninguno como él que hacía ella, es más he dejado de probarlos, porque siempre me llevo una gran desilusión: es como pensar que la voy a encontrar en el plato, y probarlo, ver que no tiene nada que ver y que se me parta el corazón.
    Mi abuela tenía un cuaderno donde apuntaba recetas y normas de etiqueta en la mesa (Que bonita, esto siempre me ha dado ternura). Hace poco mi tío me envió una copia de la receta de los calamares, de su propio puño y letra… Y te juro que estoy intentando agarrar fuerzas para atreverme y hacerle el honor que se merece.
    Me encantó este post, me dejó pensando en otros sabores, olores que me recuerda a ciertas personas. Pero son pocos. A todo el mundo lo asocio con música. A la única que asocio con sabores es a mi abuela… por supuesto es la persona más especial que he tenido en la vida.

    Un besote… Aquí te dejo mi testamento-comentario, jajajajaj es que me inspiraste!
    🙂

    • Ana

      Que ilusión me hace saber que no soy la única que siente esa frustración cuando no le sale la comida como a su abuela.
      Me ha encantado tu historia y si lo llego a saber antes, me pongo en contacto contigo para escribir juntas éste post porque hubiera sido tan mágico como me lo has narrado.

  2. los sabores y los olores son detonantes para viajes en el tiempo instantáneos!

    • Ana

      ¿Verdad? Qué tendrán? Pero vivan esos viajes!! Quiero más a menudo!!!

  3. Pingback: El Cáncer de mama, lo mamamos todos | Confeti en los bolsillos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.