David cumplía años y quisimos sorprenderle con una tarta de él mismo dormido en su sofá junto con su inseparable móvil.