Si mi Xris cumple años no puede quedarse sin tarta, así que si hay que sorprenderla y llevársela a su casa pues se hace.

Cristina cumplía años y quería sorprenderla de una forma diferente y dulce. Hacer una tarta para que ella se viera reflejada se me puso un poco complicado al principio, pero luego tuve claro que tenia que ser algo cuadriculado, como ella con sus Excell y su orden.

Un cuadrado amarillo por cada año cumplido y un cuadrado blanco por los que faltan por llegar.

Por supuesto su nombre tenia que ser también muy perfecto y cuadrado.

Creo que el resultado fue bueno, al menos eso era lo que buscaba. Algo sencillo pero lleno de luz como ella y que reflejara su método.

Me encantó poder sorprenderla el mismo día de su cumpleaños, aunque nos lo puso muy difícil y tuvimos que recurrir al gancho de su marido porque estaba muy escurridiza con sus respuestas sobre lo que haría o dejaría de hacer ese día.

Menos mal que finalmente pude darle la sorpresa y un par de besos como ella se merece, (aunque para ello tuviera que pillarle en pijama) después de cantarle el cumpleaños feliz como se merece.