Un simpático pingüino puede ser un regalo de lo más dulce en Navidad.