Que un simpático Lemur sea el peluche preferido de Marina es raro, pero que lo quiera para su tarta de cumpleaños es muy divertido.