Los treinta son una buena edad para salir del nido y echar a volar como este glamouroso pajarillo sale de su jaula para empezar una nueva vida.