Tarta hija del sombrero loco Madeline Hatter  y es que no podía ser otra tarta para el octavo cumpleaños de Lola.

Realizamos un fotomontaje de Lola convertida en  Madeline Hatter que iba coronando una tarta en forma de enorme cupcake

Las cartas de juego de naipes las creamos como si fueran de Alicia en el País de las Maravillas, con sus personajes principales y por supuesto el número de cada una de ellas, tenía que ser el 8, los años que cumplía Lola

Toda la tarta es comestible, ya que está realizada en fondant impreso

La base de la tarta es de fondant pintado con aerografo y la parte superior al ser un enorme cupcake era un fosting delicioso cubierto de virutas de azúcar de colores