Sorprender a Alberto era difícil, así que encargamos un dibujo de él a Seve y lo plasmamos en una tarta al más estilo Padrino.