Mireia cumplía 13 años y su abuela quiso sorprenderla con una tarta personalizada de ella misma y que representara también todos los deportes que practica.