Begoña por fin se casaba con Alberto y sus amigas quisieron sorprenderles con una sencilla tarta con dos figuras de puzzle convertidas en novios que encajan a la perfección