Tarta comunión con flores naturales y muñeca personalizada

Claudia iba a recibir su Primera Comunión y para celebrarlo quería poder disfrutar de una tarta de tres pisos, como tuvo anteriormente su hermana.

Pero en esta ocasión, la tarta debía ser azul (su color favorito) y quería también flores, así que nos decantamos por unas flores rosas blancas y paniculatas naturales que dieran más vistosidad a su tarta.

Por supuesto, no podía faltar una muñeca personalizada de ella, con sus grandes rizos y su corona de flores y el vestido de comunión que en su día fue de su madre (como me gustan esos vestidos con historia)

Creo que el resultado, fue una tarta espectacular, que cumplía con todos los requisitos para emocionar a Claudia.