Cumplir cuarenta años, no significa dejar de seguir soñando en colores y en nubes de azúcar, así que para celebrarlo qué mejor que una enorme tarta de vainilla con grandes colores y caramelos