Campanilla sigue siendo tan mágica, que las pequeñas de la casa quieren una tarta de ella llena de mariposas