Nos encargaron una tarta para el cumpleaños de Pablo que cumplía 8 años y había empezado a hacer hípica.

Así que se nos ocurrió pintar a mano un caballo como el que él tiene de color marrón y coronando una herradura

El nombre del cumpleañero como si fuera un premio de hípica y a sus lados unas siluetas de un jinete a caballo.