Para el primer cumpleaños de la pequeña, su madre nos encargo una Red Velvet con un simpático búho y una frase “Boungiorno principessa”