Los cuarenta años son una edad ideal para cualquier mujer, y si se quiere dar el homenaje de comerse el bolso que siempre ha querido tener, pues mejor que mejor