Belén cumplía 40 años y su marido le organizó  una fiesta sorpresa con una tarta muy especial para ella. Su propio bolso con sus cosas (móvil con foto de sus niños, sus llaves de coche…) convertido en tarta.