Para el bautizo de Emma sus padres nos encargaron una mesa de dulces donde no pudo faltar una gran tarta coronado por dos grandes peonias de los colores que predominaban en la decoración: blanco y lila