Los calores de Madrid en verano no son buenos para ninguna tarta pero si realizas una red velvet decorada con flores naturales, la verdad es que el resultado es tan espectacular que gusta a todos.

En esta ocasión el bautizo de la pequeña Alba iba a ser en tonos rosas y la tarta gusto a todos los invitados.