La pequeña Lola cumplía años y quería que la fiesta fuera de sirenas, así que mejor idea que regalar una galleta de ella misma convertida en una pequeña sireñita