Para el primer cumpleaños de Martina, sus padres quisieron celebrarlo a lo grande y para ello crearon una gran mesa de dulces entre los que estuvieron éstas galletas personalizadas por La niña sin nombre