Velux organizaba unas jornadas para dar a conocer a sus clientes las nuevas ventanas que saldrían, y quiso que se llevaran un dulce regalo como éstas galletas personalizadas con su logo