Longines presentaba su nueva gama de relojes y quería sorprender a sus invitados con unos dulces. Uno de ellos fueron éstas galletas personalizadas con su marca.