Era el cumpleaños de Pedro y quiso sorprender a los trabajadores de Motul con unas galletas con su logo