Las gemelas hacían la comunión y sus padres quisieron entregar a sus invitados como regalo unas galletas personalizadas de ellas mimas, como recordatorios.