Unos novios muy especiales, que les apasionan los Legos y que son unos frikis de los videojuegos. No podía ser otra galleta para su boda que una de ellos mismos legolizados