Unas galletas diseñadas como copia de los recordatorios que Sandra entregó en su comunión