Unas flores primaverales en una dulce galleta de comunión siempre saben y huelen mejor