Cualquier excusa es buena para comerse una galleta, pero si además es como un dulce recordatorio de tu comunión pues mejor que mejor