La pequeña gatita lleva años volviendo locas a las niñas. Primero se enamoro de ella la mamá cuando era pequeña, pero ahora es su hija la que esta loca con esa dulce gatita. Así que su mami quiso sorprender a la pequeña Nivia con una fiesta de cumpleaños rodeada de su personaje favorito.

Una terraza decorada completamente de rosa con globos, banderines y por supuesto con la Kitty sus amigos.

La mesa repleta de sandwiches, chuches, nubes, galletas,… todo con la imagen de Kitty que hizo que todas las niñas disfrutaran locamente.