María se iba a vivir a Londres, y sus amigos quisieron sorprenderla con unos cakepops personalizados con un dibujo de ella misma.