Una cena de amigos y un postre mejor que unos cupcakes con los simpáticos comecocos del videojuego de los 80