Si tu amiga Ana de La refamilia y otros enredos se recasa y te pide que le hagas su candy bar, por supuesto además de un honor, ni lo dudas y te pones a diseñar su mesa, pero si ella además tiene muy claro lo que quiere y te deja completa libertad, pues ya es un trabaja totalmente realizado.

Una mesa sencilla, romantica y con colores ajustados a la decoración que reinaba en toda la boda.