Realizamos un candy bar para el bautizo de la pequeña Tatiana, que se iba a celebrar en el exterior y contábamos con un entorno maravilloso, así que preferimos una decoración sutil y sencilla que no eclipsara el verde con el que nos rodeábamos.

La candy bar de Tatiana, era en tonos rosas y blanco con cakepops y galletas personalizadas con fotos de la pequeña.

Sobre el carro, una banderola redonda con el nombre de la pequeña y fotos de ella.

Resultado del rosa clarito y blanco con el verde, era espectacular.