David cumplía 10 años y quería una fiesta muy “guerrera” así que convertimos su salón en un gran campo de batalla, con todo tipo de material de camuflaje que no puede faltar, red, prismáticos, gorro, cantimplora, cubiertos, brújula, galletas, tarta, soldaditos… Y una gran bandera