Unos cakepops piratas causaron sensación entre los más intrépidos marineros