Los niños están locos por esta cerdita. Y poder comer un dulce cakepop con forma de Peppa Pig se convierte en la mayor diversión y sorpresa.