Cualquier celebración es buena, para poder disfrutar de unos deliciosos cakepops. En esta ocasión el bautizo de Chemita fue la excusa para llevarse los invitados un recuerdo muy dulce.