El bautizo de Emma se realizó en un entorno lleno de flores y plantas, por lo que nos decimos por una mesa llena también de flores pero con tonos infantiles y de niña, rosa y lila con algún contraste como era el amarillo que le daba calidez.

La mesa era presidida por una gran tarta donde coronaba dos grandes peonías, y rodeada por el resto de dulces como fueron bizcofetis, cakepops, galletas…