La comunión de Jacobo se lleno de galletas con una ilustración realizada por su propia tía que era para enamorar a cualquiera.